Moodle Pro

Ventajas de Moodle Pro frente a un LMS privado

Escrito por Alejandro González en 16 de julio de 2019

En una serie de artículos anteriores, dábamos las claves sobre cómo elegir una plataforma elearning, tanto desde el punto de vista del usuario final como del de la empresa.

En este artículo, veremos por qué el Moodle Pro es una buena elección frente a otras alternativas de código privado y por qué merece la pena pagar por ello.

Lo primero es aclarar qué entendemos por privado. Hace referencia a que la plataforma (o software en general) haya sido desarrollada con un código no libre; es decir, solo la empresa y aquellos autorizados pueden ver y alterar el código de la plataforma. Por oposición a este modelo, se encuentra el software de código abierto. Huelga decir que el adjetivo privado tiene bastantes acepciones y varias de ellas nos pueden confundir si lo que queremos es entender mejor las plataformas elearning.

No confundir

  • Podría pensarse que el hecho de que un programa sea privado lo hace más seguro. No necesariamente. Una ventaja que se suele mencionar del software libre es que, dado que no hay restricciones a que desarrolladores independientes lo modifiquen, puede recibir más contribuciones que aumenten su seguridad que los software de ámbito privado (donde solo los autorizados pueden).
  • La palabra privado también puede inducir a pensar que es de mayor calidad, por tener una opción de compra más restringida. De nuevo, no necesariamente. Puede tener mayor exclusividad, pero no necesariamente ser mejor que una opción de código abierto.
  • Puede hacernos pensar que el software privado cuesta dinero, por oposición al software de código abierto, que sería gratuito. Una vez más, no necesariamente. Que sea de código abierto no implica que no pueda haber empresas que vendan servicios asociados al mismo. En seguida lo veremos con más detalle.

Una vez aclaradas posibles confusiones, presentamos varias ventajas dignas de considerar que convierten a Moodle Pro, a pesar de la alta competencia en el sector, en una herramienta efectiva para la formación corporativa.

El hecho de que la base del software sea de código abierto hace posible que una empresa pueda disfrutar de una instalación de Moodle completamente personalizada y adaptada, y que solo un ojo experto sea capaz de identificar que hay un Moodle por debajo. Esto es mucho más extraño en las plataformas elearning privadas.

Por ejemplo, a continuación hay una imagen de un Moodle Pro personalizado en el que se muestra el panel de insignias:

insignias-god

Captura de pantalla procedente del curso gamificado Game of Diversity

Frente al panel de insignias por defecto que trae Moodle:

badgesintro
Captura de pantalla procedente de la documentación oficial de Moodle.

Pero si es de código abierto, ¿por qué pagar por un Moodle PRO?

El software base de Moodle es de código abierto y gratuito. Cualquiera puede descargarlo de su página oficial. No obstante, como todo entorno web, lleva asociado unos costes (instalación, gestión…). De acuerdo con Ben Young, en un artículo para eLearning Industry (2018)1, «no solo es más eficiente en términos de costes externalizar Moodle a un proveedor de servicios, sino que, además, supone recibir soporte de expertos en Moodle por una fracción de lo que costaría hacerlo por cuenta propia». INSERVER, a este respecto, es un proveedor certificado de servicios de Moodle (un título que licencia la propia empresa Moodle, llamado Moodle Partner).

El hecho de que sean proveedores expertos quienes gestionen tu propio Moodle, pero distintos del personal oficial de Moodle, proporciona una vía para que se puedan realizar personalizaciones tan sorprendentes como la del panel de insignias de las imágenes anteriores. Este tipo de servicios, por alta que sea la cuota del LMS privado, son extraños en el sector del software privado y por una cuestión muy sencilla: si solo hay una línea de desarrollo —la oficial—, la empresa tiene que optar por un enfoque de actualización/desarrollo que favorezca su rentabilidad, atracción de clientes nuevos, etc., descuidando inevitablemente demandas menores (o muy localizadas aunque sean grandes). 

En línea similar, imagina que contratas un LMS privado y, sin quererlo, descubres un bug, un error que hace que la experiencia de los usuarios finales se vea disminuida. En el caso de un LMS privado, podría darse la situación de que la solicitud de arreglo sea atendida, puesta en relación con el resto de errores y se le dé una prioridad relativa para solucionarlo. Esta solicitud estaría en competición con otras y solo le podría dar respuesta la línea de desarrollo autorizada de ese LMS. Por el contrario, en un escenario en el que se esté usando Moodle mediante un Moodle Partner, se puede recurrir directamente a ellos para que se solucione el problema, evitando tener que esperar el turno en una jerarquía de prioridades elaborada para muchos clientes a la vez. Esta tranquilidad también aplicaría a las actualizaciones periódicas que este tipo de software suele recibir, es decir, gestión personalizada.

Por último, pero no menos importante, no es conveniente dejar de lado una ventaja muy extendida de Moodle y es, valga la redundancia, lo extendido que está. De acuerdo con las estadísticas oficiales de Moodle2, cuenta con más de 160 millones de cuentas en todo el mundo, siendo España el segundo país donde más extendido está, solo por detrás de Estados Unidos. El hecho de que Moodle sea compatible con las tecnologías y estándares actuales en el mundo del aprendizaje online (p.e., SCORM, xAPI) ha ayudado bastante a que se haya mantenido esta popularidad durante más de una década.

Referencias

1. Top 3 Advantages Of Moodle

2. Moodle Stats