Diversidad

Aprende a emplear lenguaje inclusivo para mejorar tus cursos elearning

Escrito por Alba Lúa Martín en 09 de octubre de 2019

El lenguaje inclusivo está en boca de todo el mundo. Bueno miento. Aún son pocas las personas que lo utilizan de forma constante y consciente -aunque sea un número cada vez mayor-, pero se ha convertido en un tema a debate constante en la sociedad.

Algo que suele ocurrir con este tipo de términos es que, de tanto escucharlos en los medios de comunicación o en conversaciones ajenas, terminan por perderse los matices del concepto en sí. Entonces, antes de empezar, vamos a definir de qué hablamos cuando hablamos de lenguaje inclusivo.

¿Qué es el lenguaje inclusivo?

Este concepto no aparece todavía como tal en la última actualización del diccionario de la Real Academia Española, pero no por ello carece de definición. El lenguaje no sexista o inclusivo es el que pretende evitar la marca de género en las palabras escogidas dentro de un determinado discurso, con el objetivo de que no exista sesgo hacia ningún sexo o género social en particular.

La decisión de utilizar o no este tipo de lenguaje se basa en una creencia moral y cultural, con el objetivo de manifestar una posición de igualdad a través del lenguaje. En palabras de la propia Fundéu:

Es cierto que la ausencia no equivale necesariamente a la invisibilidad, [...] pero también es cierto que, si lo que se quiere es dar una imagen más representativa de la realidad y, sobre todo, hacer la realidad más inclusiva, el lenguaje es una de las herramientas más eficaces. Darle nombre a lo que queremos que exista, a lo que queremos identificar, fomentar y cuidar. Nombrar es siempre uno de los primeros pasos y lo es precisamente porque posibilita el reconocimiento que está en la base misma de la existencia. 

En INSERVER procuramos cuidar el lenguaje inclusivo de nuestros guiones de diseño instruccional persiguiendo, precisamente, el objetivo mencionado por Fundéu: dar nombre a lo que queremos identificar, fomentar y cuidar. La inclusión de todas las personas en nuestro discurso forma parte de nuestra cultura corporativa y, por ello, hacemos ese esfuerzo extra en nuestro lenguaje. No es siempre sencillo, pero aquí te contaremos algunas claves que hemos aprendido a lo largo de este tiempo. ¿Te apuntas a conocerlas?

shutterstock_725291137 (2)

Cómo emplear el lenguaje inclusivo de forma eficaz

Cuando un tema controvertido como este sale a debate es muy frecuente encontrar distorsiones en las publicaciones que se hagan sobre la cuestión. El sensacionalismo de los medios de comunicación, así como el ruido que se genera desde las posiciones más extremas provocan que se den a conocer únicamente los ejemplos más sonados y, por lo general, menos adecuados. Ejemplos de ello serían:

  • El uso incorrecto de la -e-, la -x- o el @ para no aportar marca de género a las palabras con diferente terminación en femenino o masculino (chiques, chicxs, chic@s)
  • El uso poco deseable, por economía del lenguaje, del desdoblamiento del género (chicos y chicas).
  • El uso poco deseable, en pro de la legibilidad del texto, de la barra para incluir las dos terminaciones (chicos/as).

Por lo general, el uso de estas formas genera rechazo. Si pensamos que el lenguaje inclusivo se resume en esto es normal que la impresión general sea negativa. Se produce una prolongación repetitiva, que conlleva a una pérdida del foco y a una peor comunicación.

Pero, por supuesto, esto no es todo. Existen técnicas que, sin generar repeticiones, te ayudan a lanzar mensajes integradores. Solo hay que activar el ingenio y la imaginación. Y es que, si pretendemos trabajar en un entorno laboral diverso e integrador, emplear un lenguaje sin marca de género se convierte en un paso relevante por lo que tenemos que buscar formas creativas de aplicarlo.

shutterstock_381234712

Técnicas para emplear un lenguaje inclusivo

Estoy segura de que en ciertos momentos, cuando leas tus textos y veas determinadas frases construidas en masculino genérico, tu tendencia va a ser pensar que es imposible hacerlas inclusivas. Es lógico y comprensible, sobre todo si estás comenzando en esto de “inclusivizar” tu lenguaje. La realidad es que el lenguaje sin marcas de género es una dificultad añadida a la hora de exponer nuestros discursos, lo cual se torna extremadamente complejo en sectores que viven del lenguaje, como pueden ser la enseñanza o la comunicación. Sin embargo, debes saber una cosa importante: cualquier frase tiene alternativa dentro del lenguaje inclusivo. Y te lo voy a demostrar.

En el sector del eLearning y, más específicamente, del diseño instruccional, tenemos una gran responsabilidad ya que nuestras palabras llegan a muchos ojos diferentes. Por ese motivo, para INSERVER es especialmente relevante que todas las personas a quienes nos dirigimos se sientan incluidas en el mensaje. 

¿Qué técnicas solemos emplear? Aquí te comparto algunas de las más habituales con algunos ejemplos: 

1. Utilización de sustantivos genéricos y colectivos

EJEMPLO 1

“Cuando los empleados se conectan a la plataforma” vs Cuando el equipo [de profesionales] / la plantilla se conecta a la plataforma. 

EJEMPLO 2

“Los alumnos deben completar el 50% de la formación” vs El alumnado / estudiantado debe completar el 50% de la formación.

2. Uso de perífrasis

EJEMPLO 1

Los alumnos deben completar el 50% de la formación…”  vs Las personas participantes** / El conjunto de estudiantes / Cada persona del alumnado debe completar el 50% de la formación. 

EJEMPLO 2

“Tu profesor/ tutor te dará las indicaciones…”  vs La persona que imparte la docencia / que tutoriza te dará las indicaciones... 

Las frases que comiencen por la palabra "persona" se convertirán en tus mayores aliadas.

3. Utilización del imperativo o de formas verbales impersonales.

EJEMPLO 1

El usuario solicitará su alias y contraseña cuando accede a la página de inicio” vs Se solicitará el alias y contraseña personal cuando se accede a la página de inicio

EJEMPLO 2

“Tu profesor/ tutor te dará las indicaciones…” vs Se te proporcionarán indicaciones [desde el profesorado] 

4. Utilización de pronombres relativos

“Tu profesor será el que te dará las indicaciones…”  vs La persona docente será quien te dará las indicaciones 

“Los propios usuarios serán los que se registrarán en la plataforma” vs Las propias personas participantes serán quienes se registrarán en la plataforma

5. Consejo extra: ¡usa otros idiomas!

Este es una técnica un poco de andar por casa, pero a nosotros nos funciona muy bien. Si no encuentras una alternativa válida… ¡tradúcelo al inglés! 

“Empezamos la formación… Preparados, listos, ¡ya!” vs Empezamos la formación… Ready, steady, go! 

El jugador número 1 deberá incluir su nombre en el hueco destinado para ello”  vs Player 1 deberá incluir su nombre en el hueco destinado para ello.

shutterstock_393603379

Primeras palabras

Como te comentaba, hacer más inclusivos nuestros discursos es siempre posible. Estas son solo algunas de las técnicas más habituales, pero si te interesara continuar aprendiendo al respecto, son muchas las páginas que puedes utilizar como referencia. Aquí van algunas: 

Guía para el uso inclusivo del lenguaje en el ayuntamiento de Madrid y sus organismos autónomos.

Lenguaje inclusivo: una breve guía sobre todo lo que está pasando

Guías de diferentes autonomías para el uso del lenguaje inclusivo.

Golondrinas a la RAE (como referencia de los cambios que se producen en el diccionario en esta materia)

Dar los primeros pasos en este camino del uso inclusivo del lenguaje siempre es complicado, pero poco a poco lo harás de forma intuitiva. Promover la diversidad con pequeños gestos colabora a mejorar el funcionamiento de tus equipos, así que siempre es un buen momento para decir tus primeras palabras... sin marca de género.